miércoles, 5 de septiembre de 2007

Un dulce portugués


Cada vez que he estado en Portugal me he vuelto con multitud de elementos que han transformado mi vida. Un amigo, diez quilos de más, el principio de lo que será una calva deshonesta, un montón de asignaturas aprobadas y una receta de cocina son algunos de los más destacados. Los recuerdos, el amigo, las asignaturas, los kilos y la calva me los traje hace cinco años cuando estuve estudiando allí, pero la receta, que es de lo que vamos a hablar, la adquirí en este último viaje. Estuve ojeando un libro de recetas portuguesas en el que venían varios guisos y algunos postres tradicionales, pero como yo esos platos no los conocía, no los había comido, no me interesaron. En cambio, hay un postre llamado ‘natas’ que además de ser muy apetitoso, forma parte de mi vida en los dos periodos de tiempo que he pasado en Portugal. Pedí la receta y una amiga lusa me la proporcionó. Yo he hecho dos veces en mi vida dulces y me ha salido perfecto. Os la pongo:

Ingredientes:

Un litro de leche
Cinco cucharadas de azúcar
Tres cucharadas de harina maicena
Un bote de leche condensada
Una rama de canela
Una monda de limón
Una pizca de sal
Ocho yemas de huevo
Pasta quebrada

Preparación: Mezclar la harina y el azúcar con un poco de leche. Batir las yemas como para tortilla, mezclar con la leche condensada y el resto de la leche. Poner al fuego y añadir la harina con el azúcar, la ramita de canela y la monda de limón. A fuego lento, no dejar de mover hasta hacer una masa espesa y compacta. Retirar la canela y el limón y en los moldes para flanes colocar la pasta quebrada (no sube). Rellenar y poner un poco de canela por encima. 40 minutos al horno a 200 grados y…bualá!!!

3 comentarios:

francisco dijo...

Qué buena pinta tiene. Y la foto del dulce también está bien.

Anónimo dijo...

jejeje. Ya sabía yo... Sergio.

Anónimo dijo...

En primer lugar, felicitarte y en segundo, hacerte una preguntilla: la leche condensada grande o pequeña?, gracias y ya te contaré cuando la haga, yo también estuve en Portugal y me chiflarón, son los de Belem, verdad?. Saluditos.