jueves, 27 de septiembre de 2007

Aloz


Desde casi el principio de mi vida culinaria me han obsesionado las guarniciones. Creo que la comida que se pone para acompañar o completar un plato es tan importante como el protagonista del propio plato. Las verduras, por regla general, es la guarnición más utilizada por los restaurantes españoles, pero cuando salimos de España, el arroz es el protagonista principal. En China no se come pan, sino arroz, y en Portugal, acompañan los platos incluso con arroces caldosos. Es cierto que cuando un plato lo acompañas con arroz la presentación pierde en calidad, debido a que estamos acostumbrados a que el arroz se sirva en platos combinados y en lugares de no muy buena calidad. Pero creo que estamos equivocados. El arroz es el acompañamiento perfecto para esos platos de carne que vienen napados con abundante salsa, aunque nos recuerde a los platos combinados de las cantinas de universidad. Aquí os dejo un enlace en el que podéis ver diferentes tipos de arroces, no sólo para acompañar, sino para esos días en los que volvemos de trabajar (Mati) o del gimnasio (Francis) y no sabemos que hacernos para salir del paso. Pincha aquí y baja un poco por la página.

2 comentarios:

francisco dijo...

Glacias por lecoldalte de humilde pelsona mía, pero ponte en mi lugar: vuelves del gimnasio tan contento por las cuatrocientas o quinientas calorías que has quemado como un campeón, y luego te metes entre pecho y espalda un arroz apañao de esos de la página que enlazas de setecientas calorías. Entonces te dices ¿pa qué has ido al gimnasio, gilipollas? Quédate tranquilo en casa viendo los soprano y tómate un yogur para cenar, que ganas con el cambio...

He exagerado, claro, un aloz tledelisia ¿sí? ¿colecto?, no es tan calórico.

Javier Moñino dijo...

Nene... gracias por el enlace. Quiero hacer mis primeros pinitos en el mundo de la cocina en breve y creo que me atreveré primero con pastas y arroces y este enlace me va de lujo.

El otro día, en 'La pasta gansa', pedí una entraña en salsa roquefort que estaba de lujo y la guarnición era pasta de colores (esta de verduras). Me comí la entraña y la pasta ni la probé.

Saludos.