viernes, 7 de septiembre de 2007

Mi primer paso


Hace apenas dos semanas decidí dar un paso hacia adelante en lo que a conocimientos gastronómicos se refiere. Cogí un libro de cocina gastronómica murciana que andaba por mi casa, de esos que en las últimas páginas llevan una agenda con casi todos los restaurantes de la Región. Copié los correos electrónicos de los restaurantes que más tilín me hacían y escribí una carta pidiendo un puesto de trabajo en alguna de sus cocinas siendo lo más sincero que se puede ser en estos casos. Lo hice de forma que quien recibiera el email no pudiera ver a quien más le había escrito, por lo que parecía una carta personalmente escrita hacia ellos. No me contestó nadie e incluso creo que no me leyó nadie. Así que cogí la misma agenda que portaba los correos electrónicos y busqué los teléfonos a los que había que dirigirse para reservar mesa. Me interesaban el Palacete de la Seda, La Finca Buenavista, Rincón de Pepe y Restaurante Monteagudo, ya que menos en este último he estado en todos y es precisamente la cocina que me interesa. Entre “llama más tarde” y “estamos de vacaciones hasta el día 4” coincidí con la hija del señor Juan Lax (restaurante Monteagudo), quien fue la única que me pidió el número de mi teléfono móvil. Le di mi número. Bueno, en realidad el de Irene, ya que hacía dos días que había perdido el mío y estaba (estoy) sin teléfono. Total, que me llaman para entablar una entrevista en el propio restaurante. Que si yo tengo muchas ganas, que si yo soy algo más que un pela patatas de tres al cuarto, etc, etc. Al final, Lax buscaba a un jefe de cocina que supiera, y no a un ilusionado montón de carne sebosa sin conocimientos. Vamos, que le faltó decirme: “pero, tú tienes estudios, piltrafilla”. La semana que viene comienzo como pinche, sólo los sábados, de momento. Es como hacer un curso de cocina, solo que me pagan. Estoy muy ilusionado porque sé que voy a aprender mucho. Sólo espero que, como dice mi padre, no me echen cuando me vean comer.

11 comentarios:

JUANJO dijo...

BUENO, QUE TENGAS SUERTE EN TU NUEVO TRABAJO. Y NO TE DESILUSIONES AL PRINCIPIO. TRABAJAR EN UNA COCINA PROFESIONAL NO ES LLEGAR Y EMPEZAR A CREAR NUEVOS PLATOS.
HAY QUE TENER UNA BASE SOLIDA, ADAPTARSE A LA MANERA DE TRABAJAR DEL LOCAL, A LOS COMPAÑEROS Y AL JEFE.
AL PRINCIPIO SE ORGANIZA Y SE LIMPIA MAS QUE SE COCINA. ADEMAS TEN EN CUENTA QUE LOS PLATOS QUE ELABORARAS PARA TUS AMIGOS NO TODOS SON ÚTILES PARA EL COMEDOR DE UN RESTAURANTE.
EL CLIENTE EXIGE, PERO NO SIEMPRE ESPERA QUE LE SORPRENDAN. MURCIA ES UNA PLAZA MUY DIFICIL PARA INNOVAR, PARA SORPRENDER, PORQUE EL CLIENTE MURCIANO, EN GENERAL, SOBRE TODO EL QUE GASTA DINERO EN RESTAURANTES DE PRESTIGIO, ES CLÁSICO.
ADEMÁS, TIENES QUE PENSAR QUE LOS PLATOS QUE ELABORAS, TIENEN QUE VALER PARA SER SERVIDOS PARA 100 PERSONAS (MÁS O MENOS LA CAPACIDAD DEL MONTEAGUDO)EN EL CORTO ESPACIO DE UNA COMIDA O CENA.
DESDE LUEGO LO PEOR DEL COCINERO ES EL ESTRES CON EL QUE SE TRABAJA EN UN RESTAURANTE A PLENO RENDIMIENTO.
PERO BUENO, YA LO VERAS POCO A POCO.

Anónimo dijo...

Gracias por los consejos Juanjo. Aunque creía saber quien eras, creo que estaba equivocado, aunque tampoco importa mucho. La verdad es que he leído bastante sobre lo que es trabajar en una cocina profesional y hasta ahora todo el mundo me ha asustado un poco. No tengo mayores pretensiones que las de aprender y el tiempo dirá si mis fines de semana valen menos que esta afición. Gracias por el comentario. Sergio.

pd.- De momento, la entrada que tenía para ir a los toros él día 15 a ver a José Tomás se ha esfumado. De momento, no me importa, porque me apetece mucho empezar a cocinar.

francisco dijo...

Aunque te lo he dicho cara a cara (cobalde), te lo pongo por escrito: Suerte en esta nueva etapa, y que la salmonelosis respete a tus clientes, o como se diga lo de "mucha mierda" de la gente del teatro en el ambiente cocinero. ¿Los cocineros también sois "gente de la cultura"? Es que todavía no les he visto manifestarse contra la Guerra-ilegal-de-Irak-del-maldito-trío-de-las-Azores-blablabla.

Anónimo dijo...

Pues no sé si forman colaición con algún partido político como lo hacen la mayoría de los actores, pintores, músicos y demás artistas de este país. No lo sé. Lo que está claro que la gastronomía es, en muchos casos, un arte como las esculturas de arena de playa. Aunque perecerero, arte al fin y al cabo. Gracias por la apolladura. Sergio.

Lola dijo...

Hala! Qué sorpresa... Currito nuevo..., y yo no tenía ni idea...
Así que lo que empezó como una afición te va a dar pasta y todo... (y no de la que se come!)
Pues me alegro mucho, la verdad!
Ya iremos a hacerte la crítica gastronómica a tí... o creías que te vas a librar.
Besos muchos.

Anónimo dijo...

A ver si es verdad que vienes a mi casa a hacerme la crítica, aunque te advierto que ya hay más de uno que está en la lista de espera para comprobar mis avances culinarios. jeje. Sergio.

Lola dijo...

Claro, sólo hay que fijar la fecha y el resto lo pones tú. Besos.

francisco dijo...

ejem, ejem ¡holaaa!

Javier Moñino dijo...

Bueno nene, no hace falta que te diga que mucha suerte en este camino. Por lo que sé del tema es una vocación tuya y por eso creo que se te va a dar bien.

El camino no será fácil, pero llegarás lejos.

Por cierto, en el Restaurante Monteagudo celebré yo mi Primera Comunión. Hace ahora 19 años de aquello. Como pasa el tiempo, hostia puta.

juanjo dijo...

como fue tu primer día?

Anónimo dijo...

pues no hubo primer día. Al final no empecé el pasado fin de semana como tenía previsto, sino que lo haré este próximo sábado a las siete de la tarde (hasta la una de la madrugada más o menos). Tengo pensamiento de explicar todos y cada uno de los días de trabajo en una cocina profesional, para que podáis moriros de envidia. jeje. Sergio.