lunes, 29 de septiembre de 2008

Apio


Pues ya estoy otra vez aquí. Sin mucho ánimo de continuar escribiendo en el blog, pero aquí al fin y al cabo. Desde la última entrada publicada he realizado diversas recetas, como podéis imaginar, pero el mayor descubrimiento gastronómico que he hecho es el del apio. Sí, sí, el apio. El corazón de esta hortaliza es uno de los sabores más sabrosos que me he encontrado en los últimos años; junto al queso de cabra, vinagre de Módena, la piel del pollo y del salmón a la brasa, la tónica sssuuuepppps y algún otro artículo de oriente. La primera vez que utilicé el apio, lo incluí en los rollitos de jamón cocido que relleno con espárragos, mahonesa y pimienta. Las ramitas del corazón de la hortaliza son más amarillentas que los tallos blancos del exterior y su sabor es más suave y delicado. Poco después lo agregué a ensaladas fileteado muy finamente (el resto de tallos del apio hay que aprovecharlos), y me dio la sensación de que el sabor fresco, un poco amargo y picantillo que tiene, junto con su textura crujiente y acuosa combinaba perfectamente con un contraste caliente, dulce y suave. Caramelicé cebolla y la agregué a una ensalada junto al protagonista de hoy. El resultado fue maravilloso. Desde entonces, siempre que encuentro apio, caramelizo cebolla y los agrego a cualquier cosa insípida que encuentro en mi frigorífico. Ayer, con brócoli y coliflor. Estoy maravillado.

Dentro de un tiempo, cuando mis ancianos vecinos de huerta vean la cantidad de apio que voy a plantar, confirmarán una de las dos teorías que les rondan por la cabeza cuando me ven pulular por mis posesiones: “Éste o es tonto o gilipollas”.

6 comentarios:

Chema Martínez dijo...

El apio se merece un post y mucho más. Yo lo utilizo mucho tanto en guisos como en fresco, ya sean ensaladas, pastas y lo que se me ocurra. Ya los romanos lo utilizaban como una hortaliza con propiedades afrodisíacas. Os dejo dos enlaces en los que se explican no sólo estas propiedades, sino el poder equilibrante y depurativo de este vegetal tan mediterráneo.
http://www.every-info.com/apio/apio.htm
http://es.wikipedia.org/wiki/Apio

Francisco dijo...

Entrada sobre un ingrediente más bien modesto, pero con grandes propiedades, al parecer. A ver si va a ser eso lo que echaba Panoramix a la olla, que los ponía cardiacos...

Y hablando de otra cosa: Qué bueno el dibujo. Genial. Un claro ejemplo del dibujo perfectamente adecuado al tema.

Javier Moñino dijo...

Se podría decir entonces que "la religión es el apio del pueblo"?

Curiosa entrada... no esperaba yo que el apio fuera un manjar de tales características.

Un saludo... y a seguir escribiendo.

Sergio dijo...

Pues sí, es la leche (o la hostia, como diría yo). Ya imaginaba que la mayoría de vosotros lo utilizaba para guisos y ensaladas, pero intentar darle mayor protagonismo, lo merece.
El dibujo me ha hecho sonreir, por eso lo he puesto. Espero que no me pidan derechos de autor ni polladas de esas que tenéis los artistas...
Moño, cago en to, ¡qué chiste más fácil! Parece sacado de Mortadelo y Filemón. Por cierto, el día después de la boda encendí la televisión y puse La7, pero el partido ya iba por la segunda parte. Sólo pude descojonarme de tu voz afónica y seguramente apestosa, el guiño televisivo me lo perdí. Lo siento.

technology dijo...

It seems different countries, different cultures, we really can decide things in the same understanding of the difference!
nike shoes

wholesale dijo...

Have you ever imported China wholesale products from Yiwu city on www.amandaiec.com ?